679 13 55 14 | comunicacion@geregras.es

Los biocarburantes salen bien parados del paquete Fit for 55 de la Comisión Europea

16/07/2021

viernes 16 de julio, 2021

La presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, durante la presentación del nuevo paquete legilativo

La presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, durante la presentación del nuevo paquete legilativo
No se rebaja el límite del siete por ciento de biocarburantes de cultivo en el transporte, se incrementa el porcentaje de los avanzados y se elimina el factor multiplicador de los biocombustibles de residuos

No se rebaja el límite del siete por ciento de biocarburantes de cultivo en el transporte, se incrementa el porcentaje de los avanzados y se elimina el factor multiplicador de los biocombustibles de residuos. Todo esto, y más cuestiones que atañen a los biocarburantes, forman parte del paquete legislativo presentado hoy por la CE para cumplir con la reducción del 55 por ciento de emisiones de gases de efecto invernadero en 2030. El sector del etanol europeo se muestra satisfecho, el del biodiésel contrariado y algunas organizaciones ecologistas afirman que “la UE falla a la hora de corregir los errores de una política desastrosa de combustibles verdes”.

Las filtraciones de borradores del paquete legislativo presentado hoy por la CE hacían que la industria de los biocarburantes se temiera un recorte duro de los objetivos contenidos en la última directiva de renovables, en especial en lo relativo a los más utilizados en la actualidad, los procedentes de cultivo. Tras una primera lectura, la patronal europea del etanol, ePure, considera que “crea una base sólida para alcanzar los objetivos de descarbonización al otorgar un papel a los combustibles líquidos renovables en el transporte”.

En el polo opuesto, Laura Buffet, directora de Energía de Transport & Environment (T&E), asegura que “la UE falla a la hora de corregir los errores de una política desastrosa de combustibles verdes causada por una fuerte dependencia de los biocarburantes de cultivos. Este error se agrava por la decisión de no adelantar la fecha de finalización del apoyo a los derivados del aceite de palma (prevista para 2030), como han hecho ya algunos Estados miembros”.

Ambas reacciones surgen tras una primera lectura de la propuesta del paquete legislativo presentado hoy por la CE para adaptar las políticas de la UE en materia de clima, energía, uso del suelo, transporte y fiscalidad a fin de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55 por ciento de aquí a 2030, en comparación con los niveles de 1990.

Mayores objetivos para los combustibles no biológicos que para los biocarburantes avanzados
En esa primera lectura, las medidas que atañen a los biocarburantes se encuentran dentro de la reforma de la directiva de energías renovables, que fijará objetivos más ambiciosos para producir el 40 por ciento con este tipo de fuentes antes de 2030. En la propuesta de reforma se mantiene el límite del 7 por ciento de biocarburantes de cultivos y un objetivo general de reducción de la intensidad de los gases de efecto invernadero en el transporte del 13 por ciento.

En cuanto a los objetivos por tipos de biocarburantes, aumentan el específico para los avanzados, que pasa de al menos el 0,2 por ciento en 2022 al 0,5 en 2025 y el 2.2 en 2030. También se incluye un objetivo aún mayor, el 2,6 por ciento, para combustibles que no son biocarburantes. Son los llamados combustibles renovables de origen no biológico (RFNBO, en sus siglas en inglés), que pueden incluir los fabricados con residuos plásticos.

Sin multiplicadores y con más sostenibilidad
Por último, la CE propone “eliminar los multiplicadores asociados a determinados combustibles renovables (sobre todo procedente de residuos) y a la electricidad renovable utilizada en el transporte”. Esto ha sido recibido también con satisfacción por ePure, que lleva tiempo abogando por eliminar este sistema porque favorece que entren más combustibles fósiles de los que debieran en los motores.
 
Otros apartados que afectan a los biocarburantes son aquellos que, para cumplir con los objetivos climáticos y ambientales, “refuerzan los criterios de sostenibilidad en el uso de la bioenergía”. Por ejemplo, según la CE, “los Estados miembros deben formular cualquier sistema de apoyo a la bioenergía de manera que se respete el principio de uso en cascada de la biomasa leñosa”.

Biocarburantes en la aviación y en el transporte marítimo
Por otro lado, hay medidas legislativas vinculadas a los combustibles del transporte aéreo y marítimo. “La iniciativa relativa a los combustibles de aviación sostenibles (ReFuelEU) –destacan– obligará a los proveedores de combustible a incorporar niveles cada vez mayores de combustibles de aviación sostenibles en el carburante para aeronaves en los aeropuertos de la UE, incluidos los combustibles sintéticos con bajas emisiones de carbono”.

La información emitida por la CE añade que “análogamente, la iniciativa relativa a los combustibles del transporte marítimo (FuelEU) estimulará la adopción de combustibles marítimos sostenibles y tecnologías de cero emisiones mediante el establecimiento de un límite máximo para el contenido de gases de efecto invernadero en la energía utilizada por los buques que hagan escala en puertos europeos”.

Deberes pendientes según la industria y los ecologistas
Desde ePure le ponen algunos deberes a esta reforma legislativa: “los estándares de CO2 para automóviles deben incluir más de una tecnología y reconocer los beneficios de usar combustibles renovables como el etanol para reducir la huella de carbono de los automóviles; y la directiva sobre fiscalidad de la energía debería incentivar los combustibles renovables, pasando de la fiscalidad basada en el volumen a la intensidad del carbono”.

La European Biodiesel Board da la bienvenida al Fit for 55, pero advierte que “el sector del transporte necesita soluciones más sostenibles, asequibles y disponibles, como el biodiésel”. Consideran que “el paquete de hoy limita severamente el papel del biodiésel y no brinda el apoyo y los incentivos adecuados para impulsar completamente los esfuerzos europeos de descarbonización del transporte”. Y citan la ausencia en sectores de transporte difíciles de descarbonizar, como el transporte de mercancías, la aviación y el marítimo”.

Laura Buffet, de T&E, da otra bienvenida “a la introducción de un sistema que recompensa a los proveedores de combustible por usar electricidad renovable como combustible de transporte, y no solo por mezclar biocombustibles. Este cambio refleja la creciente electrificación del transporte y ayudará a alejar la ley de combustibles verdes de la UE de la dependencia exclusiva de los biocarburantes”. Insiste Buffet en que “la UE debe asegurarse de fortalecer este sistema al tiempo que pone fin al apoyo a los biocombustibles de cultivos”.

Fuente: energias-renovables.com

Todas las noticias

Asociación Nacional de Gestores de Residuos y Subproductos de Aceites y Grasas Comestibles