679 13 55 14 | comunicacion@geregras.es

Las dos cosas que nunca jamás debes tirar al sumidero de la cocina.

14/12/2018

viernes 14 de diciembre, 2018

Ya no solo es por el medio ambiente. Si dejas que estos dos elementos se cuelen por tus tuberías, la factura del fontanero no se hará esperar.

A estas alturas de la vida deberías tener ya una cosa clara: los inodoros no son una papelera. Tampoco el desagüe del grifo. Usar la taza del baño o el grifo de cocina como depositorio de los desechos orgánicos e inorgánicos puede conllevar muchos problemas en el funcionamiento de tus tuberías, por no hablar del daño al medio ambiente.

Pero hay dos elementos que son particularmente nocivos para tu sistema de tuberías. Según el portal 'Family Handy Man', la grasa o aceite, y las cáscaras de cualquier alimento previamente cocido, como patatas, zanahorias o huevos. "Las personas tienden a suponer que, dado que la grasa es un líquido, puede hacerse paso fácilmente por el desagüe", explica Doyle Jamesun experto fontanero del Reino Unido. "Pero eso no es así del todo. Si llega a una tubería fría y se hiela, acaba solidificada. Entonces, deshacerse de ella se vuelve muy complicado". Al igual que sucede con las arterias de nuestro corazón si se almacena el colesterol en sus paredes.

 

Si el aceite llega directamente al río o al mar, podrá provocar problemas de contaminación severos

Como recuerda James, ni se te ocurra arrojar el aceite a la basura inmediatamente después de apagar el fuego. Deberás meterla en un vaso o recipiente y dejarla ahí hasta que se enfríe, a no ser que quieras que abrase y queme el resto de los desechos. Por otro lado, al introducir aceites en aguas residuales, que a través de los sistemas de alcantarillado llegan a las estaciones depuradoras de las ciudades, lo que hacemos es dificultar precisamente estas tareas de depuración. Por tanto, los costes de tratamiento que pagamos todos con nuestros impuestos se encarecerán.

 

Aceite quemado sobre un río al sur de China. (iStock)

Aceite quemado sobre un río al sur de China. 

 

Pero eso si tenemos el privilegio de contar con un sistema de alcantarillado y depuradora. Hay muchos lugares donde no tienen esa suerte, por lo que el aceite transportado por las aguas residuales llegará al río o al mar, pudiendo provocar problemas de contaminación severos. La película superficial que forma el aceite, visible incluso en nuestro fregadero, impedirá el intercambio de oxígeno entre los ecosistemas acuáticos y el exterior.

 

Puntos de recogida

Cada ciudad española posee un "ecoparque" o punto limpio donde deshacerte de todos estos elementos tóxicos o nocivos para el medio ambiente, ya sea aceite u otros como pilas o maderas de muebles. En muchas urbes ya hay proyectos de reutilización de aceites usados. Con el objetivo de facilitar el trabajo a los operarios que gestionan los residuos, puedes usar un tarro de vidrio viejo y anotar algo que indique que se trata de aceite.

En el caso de las cáscaras de frutas y verduras, como es lógico, si se acumulan pueden dar lugar a un buen tapón en una de las tuberías. Por ello, es de vital importancia colocar un filtro en la boca del sumidero a fin de evitar que se acumulen. Del mismo modo, si usas lavavajillas, lo mejor será que enjuagues bien los platos, vasos y cubertería antes de colocarlos dentro del aparato.

 

Fuente: elconfidencial.com

Asociación Nacional de Gestores de Residuos y Subproductos de Aceites y Grasas Comestibles