679 13 55 14 | comunicacion@geregras.es

Volkswagen emplea aceite de cocina usado como combustible para sus barcos cargueros.

10/12/2020

jueves 10 de diciembre, 2020

Carguero Ro-Ro Patara abastecido con aceite de cocina usado.

Carguero Ro-Ro Patara abastecido con aceite de cocina usado.
Gracias al uso de este biocombustible, la automovilística reducirá un 85% sus emisiones de CO2 respecto al transporte con combustibles fósiles tradicionales.

De la mesa al transporte limpio. El grupo Volkswagen ha empezado a alimentar a los buques que transportan sus vehículos con aceite usado proveniente de residuos vegetales, fabricado a partir de residuos como el aceite usado de los restaurantes y la industria alimentaria.

 

Un primer carguero repostó con este combustible a mediados de noviembre de 2020, y un segundo buque le seguirá los pasos a principios de 2021. Gracias a este enfoque, la automovilística ha logrado reducir un 85% sus emisiones de CO2 respecto al transporte con combustibles fósiles tradicionales.

 

 

«Somos el primer fabricante de automóviles en hacer un uso extensivo de este carburante», asegura Thomas Zernechel, director de Volkswagen Group Logistics. Para los cargamentos europeos, el fabricante fleta de forma continua dos barcos que transportan hasta 3.500 vehículos por la ruta que sale de Emden y pasa por Dublín (Irlanda), Santander (España) y Setúbal (Portugal) antes de volver a Emden, ruta que se repite cerca de 50 veces cada año. En el transcurso de sus viajes, transportan anualmente cerca de 250.000 nuevos vehículos de las marcas AUDI, SEAT, ŠKODA, Volkswagen Turismos y Volkswagen Vehículos Comerciales.

 

 

Los dos barcos, que miden cada uno 180 metros de largo, están propulsados por un motor diésel marino de MAN, de más de 19.000 CV (14.220 kW). En el futuro, los dos barcos repostarán en el mar delante de la costa de Vlissingen (Países Bajos) con carburante alternativo suministrado por la compañía neerlandesa GoodFuels. De esta forma, las emisiones de CO2 de los dos buques convencionales a lo largo de toda su ruta se reducirán en más de un 85%, de 60.000 a 9.000 toneladas anuales. Además, las emisiones de óxido de azufre se evitarán casi por completo.

 

Este cambio forma parte de la estrategia para que la logística del grupo sea aún más respetuosa con el medioambiente: otro elemento es el empleo de gas natural licuado (GNL) para propulsar los cargueros de coches. Estos barcos navegan entre Europa, América del Norte y América Latina. Además, todos los cargamentos por tren en Alemania con DB Cargo pasarán a llevarse a cabo con energía renovable. «De esta forma, Volkswagen Group Logistics está ayudando al grupo a alcanzar la neutralidad en carbono de aquí a 2050», según Zernechel.

 

Fuente: abc.es

Todas las noticias

Asociación Nacional de Gestores de Residuos y Subproductos de Aceites y Grasas Comestibles